viernes, 26 de febrero de 2010

¡Estoy en racha!

Primero me llamaron "bombera retirá" y ahora me dicen: "Tienes más peligro que una piraña en un bidet radioactivo conectado a 110.000 voltios en el borde de un precipicio inestable sobre un mar de ácido clorhídrico".
.


¡Eso son piropos y no las barbarités que sueltan los albañiles!, je.
.

miércoles, 24 de febrero de 2010

Se ha liado la de Cristo... con Cristo

No soy muy carnavalera. De hecho soy cero carnavalera. Sin embargo este año el carnaval de mi ciudad ha suscitado en cierto modo mi interés. ¿Por qué? En relación a él leí en un diario un titular: “El Gran Priorato de España de la Orden Soberana y Militar del Temple de Jerusalén lamenta...” ¡Mandeeeeeeeee! Y otro más: “Se convoca Adoración Eucarística en la parroquia X en reparación por las irreverencias contra Jesucristo”. ¿Cómooooorrr? Tal perplejidad me ocasionó el nombrecito y la invitación que en principio había que prestar una mínima atención, sobre todo porque periódicos, canales de radio y televisión locales fundamentalmente era lo que ofrecían con cartas al director, artículos de opinión y noticias sobre el asunto. Como pude ir comprobando a medida que pasaban los días, craso error, creo yo, que los medios de comunicación se hicieran tanto eco de lo ocurrido. Sí, sí... “cuarto poder”, ¡sin duda!
.
Sucedió que concursó el cuarteto “Los sentenciaos” con una parodia en la que fulanito de copas, al parecer un habitual del carnaval, se disfrazó de Jesús de Nazaret crucificado. Declara el protagonista –bautizado y asistente a misa según apunte de prensa- que lo único que pretendía era manifestar lo injusto de que siempre se le “castigue” desde el jurado y nunca acabe siendo premiado. También decía sentirse “Inri-tao” (nombre que recibía la parodia), por el paro y la situación económica del país, afectando las consecuencias negativas de la crisis a quien no la creó y siempre paga los platos rotos: el trabajador.
.

¿Qué ocurrió? Que parte del colectivo de católicos puso el grito en el cielo –nunca mejor dicho- por semejante agravio, haciéndose notar bastante, no tanto por ser particularmente numeroso sino por hacer mucho ruido. Y por supuesto pidiendo la retirada inmediata de la parodia, así como tachándola de ataque blasfemo contra la religión católica en la provincia. Ataque -cito textualmente- "derivado de las campañas laicistas patrocinadas desde el gobierno". E incluso se comentó que se estudiarían medidas legales posibles para proceder contra los autores y quienes les han amparado, promocionado y subvencionado. Claro está... aquello tenía que verlo antes de opinar al respecto. Lo vi. Ya lo creo que lo vi. Y no lo recomiendo... pero no por lo que se le adjudicó.

Como he referido no estoy puesta en materia, pero hasta donde sé, e independientemente del carácter básicamente lúdico que ha adquirido la fiesta en la actualidad, en su origen el carnaval era una celebración pagana en contraposición a la Cuaresma Católica (Apostólica y Romana). Es decir, históricamente, ha consistido en un “poder respirar” en los distintos órdenes, en una permisividad para satisfacer los diferentes apetitos humanos que, transcurrido ese breve lapso de asueto, refrenaría nuevamente la rigidez impuesta por la severidad del cristianismo imperante.

Cádiz tiene una tradición que casi hace que se haya incorporado el gracejo al ADN de quienes allí nacen, dando lugar a que las primeras palabras de los bebés sean “comparsa”, “chirigota”, “murga”... y no “papá” o “mamá”. Vaaaale... algo exagerado pero esa fama tenemos los andaluces :-). No en vano el carnaval de Cádiz está reconocido como de Interés Turístico Internacional, junto al de las Islas Canarias. Donde quiero ir a parar es que en Almerialópolis no es así. Apenas se lleva unos años intentando instaurarlo y como es lógico la poca solera se aprecia en la calidad... de todo. Personalmente considero que la parodia objeto de la polémica no sólo no es chistosa sino que resulta hasta zafia (los de Caí tienen gracia incluso cuando son groseros) en algún momento, debido supongo a que mi sentido del humor se desenvuelve de otro modo. Pero... ¿ofensiva? En absoluto. No para mí. Lo que al parecer ha enfadado a los intocables de Elliot Ness es que se haya empleado el símbolo por antonomasia del Cristianismo. Es decir: la cruz... con el "propio Jesús" en ella. Que se caricaturice su sacralidad en resumidas cuentas. Siempre según su criterio.

En plena controversia iba leyendo periódicos y me topé con un artículo de un periodista que se da la circunstancia es hermano mayor de la Cofradía de no se qué, y que estaba en primera fila “el día de autos” en el teatro, pensando además repetir en la final del concurso (para la cual se agotaron las entradas habida cuenta del interés popular generado a raíz de la polémica). Siendo religioso practicante declaró no haber apreciado burla alguna hacia Cristo, ni sentirse ofendido en ningún momento y sí apeló a la verdadera razón de ser del carnaval: libertad y crítica a las instituciones, sean las que sean.
.

En cambio un “Aparejador jubilado” (firmaba así junto a su nombre), redactó, como hombre de fe, una carta al director del mismo diario solicitando respeto para la figura de Jesús. Sus letras delataban buena intención, sin ánimo de aumentar la crispación, pero recurría –inevitable en la mayoría de católicos, sospecho- a la “documentación histórica” de la Santísima Biblia (entrecomillo porque no estoy segura de que su contenido sea historia) recordando la vida de Jesús, su predilección por los desfavorecidos, sus curaciones milagrosas e incluso mencionando al detalle la noche del huerto de los olivos, a los sumos sacerdotes Anás y Caifás, a Pilatos, el número de azotes recibidos, su coronación de espinas, su condena a muerte, el momento de ser clavado en la cruz... su Pasión completa en definitiva, pronunciando antes de morir (escribiéndolo en mayúsculas): PERDONALOS QUE NO SABEN LO QUE HACEN. Y continuó: “Esta frase no la puede decir nada más que un Dios LLENO DE AMOR Y MISERICORDIA HACIA EL GENERO HUMANO”. Acabó la misiva con el deseo de que sus palabras tan sólo sonasen constructivas. Y sí... pero no. Porque en efecto todo depende de los ojos que observen, o sea, de las interpretaciones. Y cualquiera podría perfectamente considerar que, a la par, el señor da un “pescozón” a los pecadores que han osado... lo que han osado hacer. Y a quienes lo han aplaudido. O no, que habrá gente a la que le parezca un escrito de lo más lúcido.

Entiendo “lícito” que cierto sector de la Iglesia sienta como un atentado la actuación del "Inri-tao" fulanito de copas. Pero, como a menudo ocurre según mi opinión, lícito dista mucho de justo, particularmente considerando el qué, el cómo y el cuándo del asunto en cuestión. Y me pregunto si les hubiera parecido a los agraviados igualmente ofensivo que el parodista se hubiese disfrazado de Buda, o Mahoma, o... Probablemente no porque se suele barrer para casa. Y además... ¡con la Iglesia nos hemos topao’!, que afortunadamente cuenta en sus filas con gente muy válida y sensata, pues tengo el placer de conocer a alguna que otra persona que ha optado por una vida en coherencia, intentando desde sus preceptos crear un mundo mejor sin ir evangelizando a diestro y siniestro. Una de ellas también escribió otro artículo en prensa haciendo una defensa no de la parodia sino del hecho de que el carnaval no debe ser adocenado ni adoctrinado, y sí libre para expresar aquello con lo que no se... “comulga”. Apuntaba además que, habiendo tanta necesidad urgente por satisfacer, mal asunto que el Consejo de laicos con el Obispo al frente invierta tiempo en estudiar el tema y en congregar a los fieles para reparar la afrenta. Madre del amor hermoso... ¡con la que está cayendo en el mundo y todo lo que hay por remediar!

Creo ser bastante respetuosa con la religión en general, pero si hay algo que me molesta de los católicos en concreto es esa piedad condescendiente y considero que mal entendida, ese estar por encima del bien y del mal frente a todo y todos. Esa intolerancia de la que a menudo se hace gala con los actos, por más que se presuma de lo contrario vía palabra. ¿Por qué si basan su fe en el amor al prójimo -y el amor es fundamentalmente libertad- no permiten que quienes no comparten su creencia vivan verdades diferentes? ¿Por qué ese afán por extender la suya a toda costa?

Será cosa de la edad pero cada día entiendo menos el mundo mundial. Pues si Dios existe tal cual lo promulgan quienes profesan el Cristianismo y derivados... ¿el creador del universo, que todo lo puede y que tanto nos ama, no tendrá razones más importantes por las que ofenderse que una parodia carnavalesca?... Es más... ¿se va a molestar en ofenderse el-lo absoluto?... ¿No querría él-ello, cuya representación humana se la pasaba con prostitutas, leprosos, ladrones y demás... que el tiempo se emplease en algo más productivo para la vida?... ¿No diría, quizás, Jesús: “Padre... perdona a los que piden perdón para otros por no saber lo que hacen ni lo que dicen?... ¿No sería él quien se ofendiera al ver que la Iglesia que fundó se dedique a convocar a la gente a “liturgias reparadoras”, en vez de que los cristianos se rebelen (y revelen) ante las injusticias?

En fin... no seguiré rizando el rizo. Tan sólo añado que para darse golpes en el pecho y pedir por los pecados propios y los del mundo ya están la Semana Santa y el resto del año, pero no los pocos días que tiene asignados Don Carnal. Cada uno al lugar que le corresponde: la Iglesia a trabajar y a ocuparse del que sufre, el carnaval a ser libre y crítico, y los medios de comunicación a no magnificar lo que no es merecedor de ello. Digo yo.
.

.

martes, 23 de febrero de 2010

Contrastes

A menudo es la sombra lo que permite distinguir la luz...
.
y valorarla, y admirarla, y desearla.
O no..


.

lunes, 22 de febrero de 2010

Han dicho...

Si la poesía es un arma cargada de futuro (Gabriel Celaya dixit)...
.

el humor es el escudo defensor del presente. E incluso del pasado (Leve dixit)...

.
.

domingo, 21 de febrero de 2010

Yo tenía un trauma

María tenía una canción. Noelia tenía una canción. Yolanda tenía una canción (que además era una declaración de amor). Penélope también tenía. Y Amanda. Y Roxanne. Ana. Lucía. Clara. Angie. Macarena. Gloria. Jude. Alfonsina. Michelle. Catalina. Sara. Susanita. Eva Mª. Laura (que encima era Lady). Salomé. Milagros. Sandra. Alba. Eloisa. Julia. Lola, Lolita, Lola. Malena lo que tenía era... no un tango, sino un tangazo. Y Carmen, que estaba enchufada, una ópera completa para ella.

Pero... ¿qué pasaba con las mujeres que se llamaban como yo?... ¿Por qué las demás sí y nosotras, no?, snif, snif. Esa tremenda discriminación se convirtió en un trauma. Sin embargo, inesperadamente, cuando ya vivía en el desierto de la resignación, ocurrió un milagro. ¡¡¡Por fin alguien se acordó de que aparte de Pamelas, Marlenes y etc existíamos nosotras!!!...


¿Dije Milagro?... "La gallina más divina ha puesto el huevo de Colón, las demás revolotean detrás del gallo morón, el corral se ha vuelto loco, co-co-co, co-co-co, co-co-co, co-co-co..." ... ¿Pero qué clase de letra era esa?... ¿Pero qué clon de Hitler el que la cantaba?... ¿Pero qué flequillo belcebudiano llevaba?... ¿Era una broma pésima, una condena, una venganza?

Afortunadamente pronto apareció alguien para resarcir tanto mal...
.


.
Y reparó aún más el oprobio uno de mis elegidos, diciendo unas cosas máááássss bonitas...
.



También se nos compensó con una linda y serena melodía, casi nana...
.


.
Aunque, posiblemente, la más emotiva sea la que se inspiró en una pequeña que viajaba en la tripa de su mamá, cuando esta lo hacía en uno de aquellos trenes que marcaron para siempre un 11 de marzo de 2004...
.


Tuve un trauma sí, que dejó de serlo con tanta recompensa. No olvido que, aunque no se les escuche aquí, nos cantaron Enrique Bunbury y Fran Reca. Y Hasta Tim Burton se ha acordado de nosotras y en breve estrenará película en cuyo título aparecemos. E incluso en los carnavales canarios la reina ha sido la chica que vestía el traje "Alicia en el país de las maravillas". Lo que demuestra que... ¡la justicia existe!... y que todo llega. Más tarde o más temprano. Pero ayuda creer que así será y por supuesto... tener paciencia, madre de la ciencia.

Sí, sí... soy Alicia, la que viste y se descalza levemente, para servirles a ustedes (pero no demasiado) y a esta, mi patria. Y tú... ¿quién...eres...tú?...


.

viernes, 19 de febrero de 2010

¡¡¡MALDICION, RAYOS Y CENTELLAS!!!

O... ¡¡¡necio, estúpido, caracodo, insulso, majadero, gilivatio, king-kong, tonto el haba, meapilas, blandengue, animal, botijo, sisón, cabezón, mequetrefe, borrico, paleto, patatero, zoquete, simplón, mendrugo, bisojo, pasicorto, paellero, higo pisao', boca sapo, patizambo, baboso, petardo, trápala, lioso, mentecato, tonto a la media, bellaco, poco fuste, chichibailas, mojón, sucio, mala sangre, inepto, antipático, avinagrao’, sosón, corto, pocas luces, lerdo, irreverente, mal educado, andorgas, mogón, lechuzo, hurón, brutus, malandrín, tirillas, poca cosa, alelao', casposo, poco arte, malmete, boludo, envidioso, bacín!!!... y todos los demás. ¡Ea! Apelativos estos dirigidos al (o a la) impresenteibol que ha agredido al pobre Salvatore...
.
que no se mete con nadie, que ni rechista cuando está apagadito y aparcado. Acabo de descubrir sus heridas... las puñalás traperas que vaya usté a saber quién, le ha asestado a un inocente arañándole con saña. Así que me voy al levebar, para aliviar el disgusto que estoy que trinoooooo...
.

Digo que pinchoooo ¡pero ya!...
.

¡Mmmmmm esto es otra cosa! Con el estómago lleno, todo se ve desde otra perspectiva. ¿Pa' qué enfadarse si luego hay que desenfadarse? Sí, señoras y señores, mucho pero muchísimo mejor ahora. Si alguien gusta... nada más que decirlo. Está rica, rica, riiiicaaaaaa...
.

jueves, 18 de febrero de 2010

Un poco de arte... para no helarte

.
Y unas plumas, que ayudan a mantener el calor...


.
Y que puede incluso hagan cosquillas :-)
.

miércoles, 17 de febrero de 2010

¡Qué rasca... con la borrasca!

Mi distintivo actual (que de leve tiene poco)...
.

O lo que, días atrás, era un apéndice nasal corriente y moliente (discreto él) transformado por un frío de ese que anuncia el vuelo bajo del grajo. Hay que unir que, a alguien que jamás de los jamases se pinta los labios (yo mismamente), un lápiz invisible le ha perfilado la comisura en rojo bermellón como poco (o sea, están más cortados que el contenido de un cartón de leche abierto en la nevera desde hace tres meses). Con el resultado de casi duplicarlos en su tamaño y parecerme a... ¿Kunta Kinte?... ¿Mamy la que apretó el corsé a la señorita Escarlaaaata, señorita Escarlaaaaataaa?...


Aunque bien pensado... ahora sólo necesito unos zapatones y una peluca para unirme a "Payasos sin fronteras". ¡Ah! y lo más importante: aprender a hacer reír..:-D. O por lo menos sonreír. :-)

Si es que ya lo rezaba el título de la entrada de ayer: ¡No hay mal que por bien no venga! je-je.
.
¿Qué tal suena "la payasa Tomasa" como nombre artístico?
.
.

martes, 16 de febrero de 2010

No hay mal que por bien no venga

Es más fácil tocar el cielo con los dedos...
.

para quien tuvo que apoyarse con las rodillas en el infierno.
Si logró salir de él.

.
.

lunes, 15 de febrero de 2010

Mortalmente ineficaz

Si hay amores que matan... hay muertes que por más que lo intenten...

video


¡fracasan!
.
Recomendación al respetable: importante no levantarse del asiento hasta ver los títulos de crédito. Y si se desea ver más grande... ir aquí.
.
.

domingo, 14 de febrero de 2010

Día de los enamorados

El amor es una aptitud y una actitud a abrazar...


No, necesariamente, una vida en compañía concreta.
.

Ayer escuchaba a una viejita adorable que había compartido su caminar, durante cincuenta años, con el hombre que hacía ya una década se había marchado a vivir a alguna estrella. Con los ojos húmedos y cierta ansia solapada se emocionó, y me emocionó, cuando dijo: “Hace falta tanto amor en el mundo...”. Desde luego... es la única salvación posible para la humanidad. Es nuestra esperanza. Y también una asignatura pendiente.

Por eso, aunque el 14 de febrero para mí más que San Valentín sea San Corte Inglés, seré tradicional dando mi enhorabuena a todo aquel que esté enamorado, enamorada... de su pareja, de sus hijos, de un animal de compañía, de la música, de la naturaleza, de sí mismo... de la vida. Y dejo mi levetarjeta porque, como dice una canción, el amor es una tierra que hay que arar y sembrar...



.
.

viernes, 12 de febrero de 2010

Levememoria histórica

Era rubia, rubia platino. Me encantaba jugar con ella pero no al uso porque me aburría horrores. Eso de dedicarme a cambiarle de vestidito y ya... como que no. A mí me iba la acción así que me inventaba auténticos guiones cinematográficos. Mi historia preferida –y por ende repetida hasta la saciedad pero con variaciones que surgían sobre la marcha- era aquella en la que “Nancy”, diva de ópera, saliendo de una función... ¡¡¡fue secuestrada por el mismísimo Drácula!!!, que no era otro que “Lucas”. Pero eso sí, muy bien caracterizado con un trapo negro atado al cuello que hacía las veces de capa, y el pelo hacia atrás gracias a la gentileza de laca “Elnett” que le birlaba a mi madre. Ejem.... que le tomaba prestada. Lo gracioso del asunto es que yo creía que ella creía que no era yo la “usurpadora”. ¡Qué crédula!
.

Finalmente, como en toda “película” que se precie, Nancy era víctima del “síndrome de Estocolmo”. Aunque claro por entonces yo simplemente lo llamaba: de tanto estar juntos... la buena se hace novia del malo.

Aquel periodo coincidió con mi despertar sexual. Y Nancy y Lucas... ejem, el Conde Drácula, fueron mis primeros instructores. Si bien las lecciones se limitaban a tumbarse el conde sobre la damisela –vestidos, je- y a besarse. Digo yo que se besarían porque lo único que hacían era unir sus bocas. Pobres... imagino que hasta un muñeco se hartaría de tanto beso de tornillo, y beso de tornillo, y beso de tornillo... Vale, no era sexo explícito pero lo era tácito. Aunque... si Nancy estaba atada de pies y manos sobre una mesa de mármol... ¿significaba que me iniciaba en el terreno vía “sadismo”? En fin... en ese tiempo mi falta de experiencia no daba para reproducir la realidad más fidedignamente.

Por entonces también empezaron a preguntarme: “¿Qué quieres ser de mayor?”. Era una pregunta rara. Pues qué iba a querer ser... ¡yoooo!... aunque a ratos también deseaba ser otras que me gustasen, pero sin prescindir de mí como es natural. Por ejemplo... todas las mujeres guapas de los anuncios, un ángel de Charlie (Farraw Fawcett por supuesto), Dorothy de “El mago de Oz” (ahorrándome el tornado claro), la leve durmiente del bosque... digo Aurora, la bella durmiente (que ya hay que estar atontada para, del catálogo de princesas, elegir a la que se pasaba casi toda la historia ausente y en brazos de Morfeo. Otro gallo habría cantado si “Shrek” hubiese existido antaño. Quiero decir... si Fiona hubiera existido), Sherezade en “Las mil y una noches” (aquí sí estuve avispada... ¡de la que me libraba gracias al “déjame que te cuente” diario!), Vilma Picapiedra (pero sin los gritos de Pedro), Olivia Newton John, más en versión “Xanadú” que “Grease”... Pero llegó el día en que comprendí el intríngulis de la pregunta y entonces lo tuve claro: dedicaría mi vida y esfuerzos a hacer más hermosa a la mujer. ¡Sería peluquera!

Confieso que practiqué con Nancy fervorosamente. Y tanto deseo tenía de convertirme en buena profesional, que casi la dejé perfecta para alistarse en los marines norteamericanos. Esto es... comencé a cortar su hermosa y larguísima cabellera “Lady Godhiva” y se me fue un poco la mano con el nuevo estilismo. Bueno... más que la mano las tijeras por aquello de intentar emparejar a cada corte que daba. Y no crea el respetable que le sentó mal. Ni rechistó siquiera por su impuesto cambio de imagen. Supongo que éramos tan, tan amigas... que no dudó en sacrificar su cabellera en pos de mi aprendizaje. La pena es que se me pasó pronto esa fiebre, aunque para mí su renuncia tuvo el mismo valor que la que hizo Jo March en “Mujercitas”, que vendió su hermosa melena (considerada por ella su bien más preciado) para que su madre pudiese viajar y visitar al padre herido en la guerra. Vamos... igualito, igualito de importante.

Y hete aquí que en nuestros últimos tiempos juntas, sucedió que Nancy perdió la cabeza. Literalmente. O sea... pasó a ser María Antonieta. O lo que es lo mismo: fue decapitada. Aunque no perdió la sonrisa ni por un instante. Era de un estoicismooooo... No recuerdo cómo ocurrió -¡lo juro!-, pero me imagino como única responsable. Y digo me imagino porque no encuentro el menor vestigio del crimen en mi memoria. Trucos de la psique humana... seguramente: borra lo que no le interesa, je. Y dado que por entonces no sabía yo de Robespierre ni poco, ni mucho, ni ná’... y tampoco nunca me llamó la atención lo de ser cirujana, deduzco que el episodio no se explica porque Nancy se hubiese donado a sí misma como cuerpo experimental a la Facultad de Medicina; habiéndome matriculado yo como alumna. Sí... definitivamente el suceso debió ser un terrible, lamentable, e inevitable accidente.

Lo de ejercer de enfermera quizás si me interesó en algún momento. Fundamentalmente por el uniforme y por casarme con el doctor je-je. A ver... de pequeña había que casarse forzosamente cuando una llegase a mayor. Y lo más de lo más en “partidos” era un médico o un policía, aunque ya entonces no me acababa de convencer eso de que la función prioritaria (¿o era única?) de la fémina fuese el matrimonio... y lo que llevaba aparejado.

Después de la rubia platino llegó una sustituta tan oscura como la noche. Bueno, tan chocolate como el cacao; es decir de raza negra. Naturalmente también quise ser como ella porque las mujeres negras eran las que mejor bailaban del mundo mundial, y por entonces mi vocación ya se había arraigado justo en ese terreno.


Pero... tener un hermano abre otros horizontes. Y un día llegó el Scaléxtric... ¡y Geypermanes con tienda de campaña militar y todo! Entre el armarito de Nancy, la cocinita con los cacharros pa’ fregar, los bebés que, o lloraban, o había que cambiarle los pañales... y tener la posibilidad de emular a “Los hombres de Harrilson”... ¡no había color! Así que adiós muñecas y... ¡bienvenidos mocetones... articulados!



Adiós sí... ¡pero un respeto! Porque en la actualidad van y sacan otra muñeca, que no tiene nada que ver con la genuina, atreviéndose vilmente a bautizarla con el mismo nombre. A ver, juzgue el respetable... ¿qué tiene esta moza de Nancy?

¡NADA!


Si la fábrica pretendía tener ya un camino recorrido en el momento de su lanzamiento al mercado... ¿no le podrían haber llamado “Mansy”... “Tandy”... “Randy”...? Amos, amos, amos... ¡no hay derecho! Qué manera de atentar con los recuerdos de quien suscribe y de tropecientas criaturas de mi generación... ¡Que me la devuelvan!... mi memoria histórica, je. ¡Pero ya! :-)


A propósito... ¿no le pasaba al respetable que no podía resistirse a ver esas películas de Christopher Lee interpretando al Conde chupóctero, y luego al dormir era ineludible taparse la cabeza con la sábana creyendo que la susodicha era un escudo inexpugnable? A mí... ¡siempre! Lo que no sé es como no fenecí asfixiada, pero a ver quién era el valiente de arriesgase a dormir con la cabeza a la intemperie, sabiendo que en cualquier momento Drácula saldría de detrás de la cortina. Yo no... ¡que tenía toda una vida por delante!

.

jueves, 11 de febrero de 2010

Hay amores que matan

–¿Cómo era papá? –le pregunté a mi madre.
–Crujiente, un poco salado, rico en fibra.
–Quiero decir antes de comértelo.
–Era un mequetrefe inseguro, angustiado, neurótico, un poco como todos vosotros, los machitos, Visko.
.
Me sentía más cercano que nunca a aquel genitor al que no había llegado a conocer, que se había descompuesto en el estómago de mamá mientras yo era concebido. De quien no había recibido calor, sino calorías. Gracias, papá, pensé. Sé lo que significa, para una mantis macho, sacrificarse por la familia. Me detuve un instante, en grave recogimiento, ante su tumba, es decir, ante mi madre, y entoné un miserere.
.
Al poco rato, como pensar en la muerte nunca dejaba de provocarme una erección, consideré llegado el momento de reunirme con Ljuba, el insecto al que amaba. La había cono­cido más o menos un mes antes, en el matrimonio de mi hermana, que por otra parte era también el funeral de mi cuña­do, y había quedado prisionero de su cruel belleza. No habíamos dejado de vernos desde entonces. ¿Cómo había sido posible? Dios me había bendecido con el don más apre­ciado por nosotros, los mantis: la eyaculación precoz, condi­ción indispensable de cualquier historia de amor que aspire a no ser efímera. La primera semana había perdido sólo un par de patas, las raptatorias, la segunda el prototórax con sus anexos para el vuelo, la tercera...
.
–¡No lo hagas, Visko, por amor de Dios! –empezaron a gritarme mis amigos Zucotic, Petrovic y López, encaramados en las ramas más altas.
.
Para ellos la hembra era el demonio, la misoginia una misión. Desde la metamorfosis sufrían algún tipo de desviación o disfunción sexual, habían adoptado los votos del sacerdocio y se pasaban todo el santo día mascando pétalos y recitando salmos. Eran muy religiosos.
.
Pero no había oración que pudiese detenerme, no ahora, que oía el gélido suspiro de mi amada, el sombrío rumor de sus membranas, su fúnebre y burlona sonrisa. Me moví frenéticamente en dirección a aquellos sonidos, con la única pata que me quedaba, apoyándome en mi erección, esforzándome por llegar a visualizar la gloria de sus formas, ahora que no podía verlas porque ya no tenía ocelos, ahora que no podía olerías porque ya no tenía antenas, ahora que no podía besarlas porque ya no tenía palpos.
.
Por ella había perdido ya la cabeza...




.
"Estás perdiendo la cabeza, Viskovitz" ("Eres una bestia, Viskovitz", Alessandro Boffa)
.

miércoles, 10 de febrero de 2010

Somos

No somos lo que decimos.
.............Somos lo que hacemos.
.................................Somos...
.

lo que damos.

.

martes, 9 de febrero de 2010

Preparez vos mouchoirs

.



.
"Es necesario cambiar la vida sin moverse de la vida. Es necesario cambiar la vida viviendo... como en una frontera... como con una bandera levantada aunque el enemigo esté cerca... aunque parezca que avanza.
.
¡De la vida no nos sacará nadie!... Y nadie nos sacará la ilusión de haber vivido, cambiando la vida...
.
Mientras tanto yo sigo escribiendo y esperándote, en algún Café de París, para llorar un poco juntos, porque llorar juntos... es como sonreír..."
.

lunes, 8 de febrero de 2010

Hoy llovió

Sí, allá arriba el cielo se cerró y aquí abajo, en la ciudad, se abrieron los paraguas y yo recordé una historia...


.
Los encantadores títulos de crédito iniciales, insertados en el suelo de adoquines a través de un elegante movimiento de la cámara que rueda en perspectiva cenital, anuncian que la emoción desbordará al espectador, como lo hacen las gotas que se derraman desde las nubes sobre el pavimento...


.
.
Genevieve y Guy comienzan a amarse en la ciudad de Cherburgo, pero la inmediata partida de él hacia Argelia por un periodo de dos años para cumplir el servicio militar, frustra la vivencia plena de ese, aún joven, sentimiento compartido. Se creen morir por la separación... se hacen promesas de amor eterno que finalmente no son cumplidas pues Genevieve, embarazada de Guy y presionada por su madre que se oponía a la relación con Guy por su pobreza, acaba casándose con un pretendiente adinerado. La vida que soñaron, que desearon juntos... jamás será...
.

.
.
“Les paraplues de Cherbourg” no es un musical al uso pues se trata de una película cantada en su totalidad. La intensidad de sus colores, que en ocasiones parecen cuadros, la fatalidad del destino, el dolor del desgarrador desengaño que se produce en un primer amor fallido, la perfecta música de Michel Legrand, el buen hacer del director... la situaron en la cúspide del cine romántico. Y allí permanece.

Al recordarla, porque el cielo lloraba hoy en esta tierra, ya no he podido desprenderme de su melodía central...
.


.
Y ha seguido lloviendo, tan apoteósicamente, que ni siquiera el ritmo oriental de la clase de danza me ha liberado del embrujo de las gotas de agua, sin poder dejar de silbarla, de tararearla...



.
Sí... cuando el cielo oscuro se cierra... los claros paraguas se abren. Y siempre que llueve, aquí, en Almerialópolis... en mí... ¡es fiesta!
.
.

domingo, 7 de febrero de 2010

Levenocturnos, segunda parte

Prefiero, infinitamente, un alma de seda con guante de hierro...
.

que un corazón espinado con mano de terciopelo...
. .
.

Levenocturnos, primera parte

O cómo explicar a damiselas del otro lado del charco en qué consiste una "tapa" y "currar".

"Tapa".- Pequeña porción de algún alimento que se sirve como acompañamiento de una bebida.
.
"Currar".- Trabajar.
.
Esas son las definiciones que da la Real Academia de la Lengua Española. Peeeeeeeeeeero... en la tapa quien decide verdaderamente es la zona geográfica donde se sirva. En Almerialópolis, lugar que nos ocupa, el tamaño importa... ¡ya lo creo! y con un par -a veces con una sola- comes, almuerzas, cenas... Y lo mejor de lo mejor... ¡si la tomas en un bar va incluida en el precio de la bebida! (esto es algo que celebra mucho la gente de fuera. Bueno, también los autóctonos... pa' qué nos vamos a engañar).

No obstante, como las Castillas de la Península, "el mundo de la tapa es ancho". Aunque me atrevo a decir que fundamentalmente -y siempre en función de las ganas de "currar" que haya- se divide en:

- Tapas calientes.- Las que precisan más elaboración y por ende tiempo aplicado en la cocina.

- Tapas frías.- Productos ya elaborados -generalmente por otros y/o industria alimentaria- que únicamente hay que "emplatar", je.

Dicho lo cual, ahí va pues mi doble propuesta...

-Versión nacionalizada. Esto es, con cervezoide made in Spain...
.

- Versión internacionalizada. O sea la misma pero con cervezoide made in Holanda...
.

Elija usted señorita. Lamento no poder asesorarte ya que no bebo "rubia" jamás de los jamases porque sencillamente no me agrada (a mí me interesan los "morenos"). Si puedo dar fe de que las levecroquetas tienen un éxito que pa' que y habitualmente quienes las prueban suelen decir:"¡Están de mueeeeerrrteeeee!, o "¡son un escááááánnnndalo!". Y es que es verdad (de la verdadera) que se trata de uno de mis platos estrella.

Este sería un claro ejemplo de tapa caliente. Que quieres una fría... en un santiamén se pica tomate Raf, que es el rey de Tomatelandia -cuya producción prácticamente en su totalidad se da en esta tierra- y le rociamos un buen aceite de oliva virgen, de la vecina provincia de Jaen. Asimismo como además de ser este el país de las maravillas estamos en Ratonlandia... corto quesos varios (curados en su mayoría, o sea "viejitos") acompañados de almendras fritas. Jamón... se ha acabado. La única "pata negra" que en este momento hay en la casa... es mi menda lerenda y como comprenderás no vamos a incitar a la antropofagia. Eso iría en contra de mí, mismamente.
.
Para finalizar, he aquí el "moreno" que me ayudó cuando te preparaba la tapita :-) ...

Y que si alguien más quiere unirse al piscolabis, sólo decirlo y... ¡oído levecocina!

¡Buen provecho!
.

sábado, 6 de febrero de 2010

Hacer lo que hay que hacer

Hace unos años empecé a ver una serie que no acabé. No recuerdo si porque la quitaron por falta de audiencia (suele ocurrir con lo que me interesa de televisión. Lo eliminan sin previo aviso o lo ponen a horas intempestivas), o porque fui yo la que “me quité” en función de mis épocas “on-off” hacia el medio. Básicamente era la historia de una abuela moderna y jovial, escritora de éxito, que pasaba el verano con sus varios hijos y un tropel de nietos de distintas edades en una casa de campo –maravillosa por cierto- sita en la costa catalana. ¿O era en alguna isla balear?

Quien se ocupaba de las tareas de mantenimiento, del cuidado de algunos animales de granja, y de la huerta y el jardín era un señor árabe de cincuenta y tantos años. Salía poco en escena y era parco en palabras pero, de un singular modo y sin darse cuenta, con su sola presencia contribuía a educar a los pequeños que le rondaban continuamente por aquello de que daba de comer a las gallinas, a la burra...

Lógicamente con tanto niño, adolescente y adulto juntos, más de un lío y desencuentro se producía. Recuerdo que uno de los chicos hizo algo que requería se disculpase ante algún miembro de la numerosa familia. Entonces el hombre, que apenas hablaba, se acercó al crío, se agachó poniéndose a su altura, le miró fijamente a los ojos y con la calma y humildad con que solía pronunciarse le dijo: “Hacer lo que hay que hacer”.

Esa frase era una especie de latiguillo en él y prácticamente lo único que se le escuchaba, aliñado si acaso con algunas palabras más. Aquella expresión se me tatuó en la memoria y, aunque la intención de su contenido ya me acompañaba con anterioridad en cada decisión a tomar (con independencia de su envergadura), en adelante lo hizo con la forma exacta de su continente: “Hacer... lo que hay... que hacer”. Y casi siempre que la siento en mi leveinterior... parece que sale de la boca de aquel a quien se la escuché, pronunciándola con su particular acento.

En paralelo, la imagen del hombre hiló con un poema que también vive en mí y que ya se instaló aquí, pero como nunca está de más recordarlo...

“Un hombre que cuida un jardín, como quería Voltaire.
El que agradece que en la tierra haya música.
El que descubre con placer una etimología.
Dos empleados que en un café del Sur juegan un silencioso ajedrez.
El ceramista que premedita un color y una forma.
El tipógrafo que compone bien esta página, que tal vez no le agrada.
Una mujer y un hombre que leen los tercetos finales de cierto canto.
El que acaricia a un animal dormido.
El que justifica o quiere justificar un mal que le han hecho.
El que agradece que en la tierra haya Stevenson.
El que prefiere que los otros tengan razón.
Esas personas, que se ignoran, están salvando el mundo”.
.
(“Los justos”, Jorge Luis Borges)

En su sencillez el hombre árabe era, posiblemente, el más sabio de todos los personajes que participaban en aquella serie, representando de algún modo a la “conciencia” humana más sensata. O al menos así lo interpretaba yo. Además, era mi preferido. El también aparece en el poema... pero está en un verso invisible, como tantos otros seres anónimos que sin saberlo consiguen salvar el mundo día a día, noche a noche, madrugada a madrugada... a pesar de...

Tiempo después, coincidiendo con un momento delicado para la que suscribe por cositas-cosazas que suceden en la vida, me llegó de la nada (es decir por arte de magia-potagia) la inscripción de la tumba de Borges, en la que puede leerse algo tan minimalista a la par que inmenso como: “No temas”. Esas dos simples palabras se convirtieron en un flautista de Hamelin que me embrujó. E hipnotizada... fui dejando en algunos lugares "estratégicos" de mi hogar, dulce hogar, la sonriente luz de su mensaje. Desde entonces me resuena, con suavidad, como un mantra ligero que apacigua las aguas de mi ánimo si se revuelven, o las mece delicadamente hasta alcanzar la quietud... no temas, no temas, no temas, no temas, no temas... ¡Me lo pido para el resto de mi existencia!...
.
.
.

jueves, 4 de febrero de 2010

Mi favorita... también

- ¿Te molesta esta música?... ¿Te gusta la ópera?
- No estoy muy familiarizado, Andrew.
- Es mi aria favorita. Es María Callas... El "Andrea Chenier" de Umberto Giordano... Esta es Madeleine... Explica como durante la Revolución Francesa la chusma prendió fuego a su casa... y su madre murió, salvándola a ella...
"Mira... el lugar que me vio nacer está ardiendo... Estoy sola"...
¿No oyes la angustia en su voz?... ¿No la sientes, Joe?... Ahora entran los instrumentos de cuerda y todo empieza a cambiar... y la música se llena de esperanza. Y vuelve a cambiar... escucha... escucha...
"Yo causo dolor a los que me aman"...
¡Ooooh, oooh ese chelo solitario!
“Y fue durante ese dolor cuando me llegó el amor... Una, una voz llena de armonía decía: ¡Sigue viviendo!... Yo soy la vida, el cielo está en tus ojos... Es todo lo que te rodea, es la sangre y el barro... Yo soy divina... yo soy el olvido... yo soy el dios que desciende del cielo a la tierra para hacer la tierra un cielo... Yo soy el amor... yo soy el amor...”.



.

miércoles, 3 de febrero de 2010

Levesinfonía

En el fondo infinito del violín...
En el fondo infinito de la cuerda del violín...
En el fondo infinito de la música de la cuerda del violín...
En el fondo infinito del oído que escucha -y es- la música de la cuerda del violín...
.
.
sucede el alzamiento del árbol de la vida...
una elevación de sus hojas en armonía...
hacia la cumbre de todas sus raíces...
.
.

.
.

martes, 2 de febrero de 2010

Beber para ¡hip!... olvidar ¡hip!

–Papá... quiero dejar de beber.
–No digas tonterías, Visko, eres una esponja.
–¿Qué significa eso? ¿Que tendré que estar toda la vida colgado de este escollo filtrando y removiendo agua, como si fuera un vegetal?
–Eres un vegetal, Visko, o por lo menos un zoófito. Qué cosas dices...

Estaba desesperado. Todos mis intentos por formarme una vida natatoria y perseguir ideales fallaban. ¡Ah, si hubiese tenido músculos para llegarme hasta la esponja cal­cárea a la que amaba y fundirme con ella en un único sycon! ¡Ah... si hubiese tenido ojos para mirarla, boca para decirle que la amaba!
.
Lo único que conocía de mi amada era el perfume azoa­do que me traía la corriente. A aquellas partículas en suspensión les había dado una forma, poros y un nombre: Ljuba.
.
La única forma de coronar nuestra historia de amor hubiera sido alcanzarla con algún espermatozoide, pero la corriente siempre se los llevaba en la dirección opuesta, hacia mi mamá, mis hermanas, mis abuelas, creando todo tipo de embarazo familiar y de complicación genealógica. La situación se había hecho aún más equívoca a causa de los periódicos cambios de sexo que nosotras, las esponjas hermafroditas, nos teníamos que chupar. Para mí no era fácil aceptar el hecho de que mi padre fuese la mujer de su madre, que su hija, es decir, mi hermana, fuese su abuelo y que su abuela fuese también su hermano, es decir, mi tío. Aquellas relaciones resultaban todavía más morbosas debido al amontonamiento de cuerpos: era difícil saber dónde aca­babas tú y empezaban los parientes cercanos. Y no era fácil desarrollar una personalidad sana cuando los divertículos de tus cámaras flageladas estaban compartidos con una madre invaginante, hermanas incestuosas y un padre bisexual. Cuando los únicos rasgos anatómicos sobre los que podías formarte una identidad eran la cavidad atrial y el orificio del ósculo.
.
El mayor drama de ser un vegetal era la imposibilidad de suicidarse. La ventaja de ser una esponja era la posibilidad de beber para olvidar.
.
Rogaba para que sucediera algo. Un movimiento telúri­co, un desastre ecológico, que me ayudase una sepia, algo. Y por fin algo cambió. La corriente. ¡Cambió de dirección y me proporcionó por fin las condiciones necesarias para fecundar a la esponja a la que amaba! ¡Oh! Estaba eufórico, arrobado. Enseguida pensé en fabricar mis espermatozoides en gémulas y empezar a practicar el tiro al blanco. Pero no los encontré.
.
–¡Papá –chillé–, soy estéril!
–No eres estéril, Visko, eres hembra, como yo.
Me sentí desfallecer. ¿Cómo se podía tener tan mala suerte? Hembra. ¡Y entretanto Ljuba se había convertido en macho y sus eyaculaciones no podían alcanzarme, porque ahora era yo quien estaba a contracorriente!
.
Al dolor se unió la burla, y empezaron a lloverme enci­ma los espermatozoides de mamá, de mis hermanas, de mis abuelas...
–¡Maldición –juré–, maldición!
Hasta mi hija me había dejado embarazada.
Era la suegra de mí misma, maldita sea, ¡¡¡la suegra de mí misma!!!
.
Aunque quizá sea para bien, suspiré. Quién sabe si así evitaré empezar a odiar a la nuera que hay en mí. Quién sabe, puede que así mi infelicidad acabe por hacerme feliz.

"Bebe y olvida, Viskovitz" ("Eres una bestia, Viskovitz", Alessandro Boffa)
.

(Continuará)...
.
.

lunes, 1 de febrero de 2010

¡Riiiiinnnnggggggggggg...!

  • Daniela.- ¡Arriba Leve que de tejas para abajo, todo el mundo vive de su trabajo!... ¡y a quien madruga dios le ayuda!... ¡y al mal tiempo buena cara!... ¡y hacia donde el corazón se inclina el pie camina!... ¡y quien tarde se levanta todo el día trota!... ¡y contra las penas pocas, llena las copas!... ¡y si quieres buena fama no te dé el sol en la cama!... ¡y a cualquier dolencia, el remedio la paciencia!... ¡y barco parado no gana flete!... ¡y cuando la razón llora la fuerza ríe!... ¡y en cada tiempo, su tiento!... ¡y a la ausencia de Milagrito... un vestuario antisaudade alegre pa' que se note poquito! . :-D ...

  • Leve.- Menos mal que te tengo Daniela, cuidándome y asesorándome siempre tan bien. Por cierto... hay que revisar tu dieta. Esas piernas de alambre no me gustan ni pizca. Estarás comiendo en condiciones... ¿no?

.